Al parecer

Acereros de Monclova: la crónica de una coronación

¡Acereros de Monclova campeones, con mucho orgullo! Por Omar Valdez. Twitter: @ProfanoMundano Como toda justa deportiva, esta no fue la excepción: lograr ese ansiado título, le costo a los Acereros de Monclova, sangre, sudor y lágrimas. Un título no solo añorado por mí, sino por toda una ciudad y la mitad de un estado. Toda

6 Oct, 2019
Después de 45 años, los Acereros de Monclova son campeones.

¡Acereros de Monclova campeones, con mucho orgullo!

Por Omar Valdez. Twitter: @ProfanoMundano

Como toda justa deportiva, esta no fue la excepción: lograr ese ansiado título, le costo a los Acereros de Monclova, sangre, sudor y lágrimas.

Un título no solo añorado por mí, sino por toda una ciudad y la mitad de un estado.

Toda un temporada y 45 años en busca de ser campeones se resumía a un juego, 9 entradas, para decir quien sería el nuevo campeón de la Copa Zaachila.

Esta es mi crónica.

El juego no inicio bien para los Acereros. En la alta de la primera entrada, los Leones de Yucatán se fueron arriba en la pizarra con Home Run de Alex Lidi con Jonathan Jones en base.

Ya lo ganaban 2-0 y los fantasmas del “ya merito” parecía rondar el Estadio Monclova.

Es hasta la baja de la tercera entrada cuando Acereros logra colocar en base a Erick Young Junior.

Noah Perio entra en escena y con un tremendo Bambinazo comienza la “colada continua” y empata el juego a 2 carreras.

¿Pero quién dijo que ser campeón sería fácil?

El cansancio comenzaba a hacer mella en el abridor Conor Harber.

En la parte alta de la cuarta entrada, después de que se le embasan Xavier Scruggs y Leo Heras, con otro vuela cercas panorámico de Sebastián Valle los Leones de Yucatán se volvía a poner adelante 5-2.

¡Pero en “esta guardia” el equipo no iba a dejar ir ese campeonato, era lo más cerca que habían estado de él! Nuevamente con un ataque en la baja de la quinta entrada, logra embasar nuevamente a Young Jr.

Noah Perio con sencillo también logra embasarse y al bate venía Erick Aybar y con tremendo Home Run casi una calca del dado por Sebastián Valle volvía a empatar el juego a 5 carreras.

El Estadio Monclova, “El Horno más grande de México”, para ese momento ya empezaba a ser una locura.

Acereros de Monclova “olió sangre” y en la sexta entrada da otro ataque y logra colocar en posición de anotar a Alex Mejía y nuevamente Aybar logra remolcar la carrera y por primera vez en el partido el equipo se iba adelante 6-5.

La fatídica séptima entrada trajo dos carreras más para Monclova y en la octava entrada, el manager jala a su “cerrador” Carlos Bustamante, quien comienza a dominar a los Leones de Yucatán.

Para la octava entrada, Monclova hace una carrera más y pone la pizarra 9-5.

Y llegaba la novena entrada.

El destino estaba tan cerca y tan lejos. Bustamante comienza el inning ponchando a Sebastián Valle para lograr el out 25 y con rola a segunda domina a Walter Ibarra y llegaba el out 26,

Jorge Flores da sencillo y el elusivo out 27 no llegaba, y con un rodado a Alex Mejía, quien tira a primera a Chris Carter, caía el out 27.

Y se desataba la alegría, la locura y demás emociones guardadas por tantos años. Seres queridos que no vieron al equipo de sus amores ser campeones, las etiquetas de los “ya merito” se desvanecían.

Los Acereros de Monclova por la vía más larga y contra todos sus detractores en 21 juegos es campeón.

7 juegos contra Sultanes, 7 juegos contra Toros de Tijuana y 7 juegos contra Leones de Yucatán.

Y parafraseando a César Valdez, pitcher de Yucatán, “aquí no, aquí no”.

Comentarios