Al parecer

Dating Digital, o el amor en tiempos de Tinder. ¡Qué nervios!

Long story short: Tengo 33, estoy recién divorciada y he empezado mi viaje en el mundo infame del dating o romance digital.

El mundo del dating digital.

¿Sabías que México es el número uno en esto que llaman dating digital?

Long story short…Tengo 33, estoy recién divorciada y he empezado mi viaje en el mundo infame del dating digital. ¡Qué nervios! México es el país con más usuarios en Tinder, misma que figura como el Top #1 en lo que respecta al tema del romance cibernético o dating digital.

Según la Asociación Mexicana de Internet, en nuestro país, por día, se hacen un promedio de 16 millones de “swipes” y 3 millones de matches. Increíble, a decir verdad. Si bien las posibilidades son finitas, la verdad es que hay un auténtico menú allá afuera, donde hay suficiente para todos gustos, manías y traumas.

Los números mágicos del «amor».

Poco más de 22 millones de mexicanos hacen uso de diferentes aplicaciones de citas, siendo Tinder, Badoo, Happn, Bumble y Grindr las top. El rango de edades varía entre los 21 a 56 años, siendo el rango entre 31 y 40 años los que representan parte del grueso de usuarios (32.10%, según el último estudio levantado por la CIU).

«¿Curioso, no?», podrían pensar. Pues en realidad no lo es tanto. La aplastante realidad es que esta estadística se remite sospechosamente de forma similar al estadístico de divorcios y disolución de vínculos de convivencia en México. Las separaciones se han incrementado en el transcurso de los últimos años, teniendo la Tasa Nacional de Divorcios al alza (7.4 a 12.5 casos por cada 10 mil habitantes en un comparativo entre 2008 y 2018), según datos del INEGI.

Asimismo, la población ubicada en el grueso del estadístico se ubican entre los 30 y 40 años de edad.

Cupido digital

Se vienen a la cabeza muchas cosas: ¿Qué fotos poner?, ¿qué poner en la descripción?, ¿qué es lo que estoy buscando? En un sitio de citas donde, de una u otra forma, estamos siendo juzgados por la apariencia que presentemos, ya sea de forma natural o con 25,540 filtros y mods (¡Hey, Facetune!). Es complejo elegir de qué forma vamos a presentarnos en un auténtico “mercado de la carne”.

Si bien estas aplicaciones han venido a revolucionar la forma en que nos relacionamos y conocemos personas facilitando la interacción, exponenciando la cantidad de personas con quienes podríamos coincidir, también ha aumentado el riesgo siempre presente de ¿quién carajos es la persona que está del otro lado de la pantalla?

Y no vayamos por la vertiente del tema de inseguridad que vive nuestra nación, no…para todo hay momento y forma. Aquí estamos hablando del tema del romance (después de todo, este es el “mes del amor” según la mercadotecnia emocional). ¿Funcionará o no funcionará?, ¿le gustaré en persona o no le gustaré?, ¿ser o no ser? Esos son los dilemas.

Tinder… me

Me he dado cuenta que, si bien lo que se podría buscar es entablar una relación sentimental, sexual y de conexión emocional, también es posible, incluso, hacer networking. Y no, no estoy exagerando. Se puede encontrar de todo… DE TODO.

Se tienen muchos de matches, pero en realidad es raro que alguien comience una conversación o que, mínimo, conteste el saludo. A decir verdad, yo misma tampoco lo hago, la verdad es que es de lo más entretenido el juego de a ver a quién también le gusto y quién anda por ahí. Tinder y Bumble es “pueblo chico, infierno grande“, pues.

Entonces… ¿qué es lo que realmente pasa? Ha llegado a mi cabeza la siguiente idea: que somos tan complicados en estos días y respectivas cabezas, que ni creyendo en la bendición que nos representan los algoritmos, encontramos lo que pensamos que buscamos.

Como dije antes, para todo y todos hay. Hay quienes están en búsqueda de un ‘one night stand‘, quienes buscan un escape a la realidad (Amig@s casad@s, no sean canij@s y hablen directo, hay quienes si les late su rollo), quienes literal solo quieren conocer gente y quienes están buscando, por más ñoño que suene, a su otra mitad/amor de su vida. Aquí esto se trata de divertirse en el proceso, creo yo.

¿Puede encontrarse el amor en Tinder?

Si usted, querido y apreciado lector de este blog, es el clásico romántico o romántica que cree fielmente en el amor, en las relaciones largas estables, la monogamia y que usar la expresión «hacer el amor» en lugar de «tener sexo», lamento decirle que son tiempos complicados para usted.

Sin lugar a dudas, estas herramientas de dating digital han vuelto el amor mucho menos profundo y mucho más inmediato. Y es que de eso se tratan estos tiempos: todo queremos de forma inmediata, sin preocuparnos tanto en el contenido, la esencia o la calidad del mismo. ¿Fast Food, Fast Fashion, Fast Love?

A lo largo de la historia, la concepción del amor se ha transformado hasta este punto, en pleno siglo XXI, donde la tecnología ha incursionado en terrenos vastos como las discusiones filosóficas, económicas, geopolíticas, etc.Y donde, incluso, ya ha modificado la forma en que nos relacionamos con el prójimo, que ya son estas Dating Apps, las que han establecido nuevos códigos y nuevas usanzas para ‘tirar romance’.

Ya si Tinder es o no una bendición para quienes están en busca del amor, es algo que usted o yo podremos decidir a cuenta propia. Síganme para mas consejos de amor eficientes en esta época tumultuosa.