Al parecer

Lo ágil y la revolución en el desarrollo de software

Es difícil escoger el adjetivo adecuado cada vez que alguien me pregunta “¿qué es ágil?”: una filosofía hippie, un modelo, un approach.

24 Jun, 2020
Dicen que es lo de hoy, ¿pero qué es ágil?

¿Qué es ágil? ¿Una filosofía? ¿Un modelo?

Por Mariano González, Agile Coach. Contacto: ingemarianone@yahoo.com.

Se ha puesto de moda en el mundillo de IT la palabra ágil. El rumor es que los grandes de la tecnología (Apple, Microsoft, Google, Spotify, etc.) están obteniendo espléndidos resultados, desarrollando productos irreprochables y obteniendo un raudo time-to-market. Y no solo ellos: bancos, aseguradoras, retail y todos los Fortune 500 están adoptando un modelo que hace magia.

Es difícil escoger el adjetivo adecuado cada vez que alguien me pregunta «¿qué es ágil?»: una filosofía hippie, un modelo, un “approach“. Me gusta decir que es un cambio de paradigma: del robótico sistema de los 49 procesos del PMI (la famosa cascada) hacia algo humano, orgánico, enfocado en la calidad y usabilidad de los productos. 

¿Cómo? Por medio de distribución de responsabilidades, adaptabilidad a los cambios, medición del flujo de valor, ciclos de retroalimentación rápidos entregando incrementos de productos usables en iteraciones cortas con colaboración entre pares dentro de equipos empoderados para tomar decisiones con transparencia.

El paraguas de ágil

Hoy llamamos «el paraguas de ágil» a un conjunto de “frameworks” y modelos de desarrollo de orígenes diversos e independientes, por mencionar algunos: Scrum, Extreme Programming, Kanban, SAFe, LeSS y Test Driven Development. Los elementos en común de estas escuelas se juntaron en el denominado «Manifiesto de Ágil», y éste se compone de cuatro líneas muy sencillas. Desde ahí empieza el cambio de paradigma: el valor de la simplicidad.

¿Parece de locos? Sí. Sin embargo funciona (y funciona muy bien), especialmente considerando el retorno de inversión. Así, compañías en todo el mundo invierten millones de dólares buscando su transformación ágil, obteniendo resultados variados. Sí, la mayoría fallan y podría dedicar una publicación entera a explicar por qué. 

Como resumen: dan el primer paso con expectativas incorrectas y después se decepcionan al encontrarse con que ágil no es una metodología para gestionar proyectos. En cambio es un conjunto de prácticas para desarrollar productos (no es lo mismo) carente de procesos prescriptivos rígidos, y ese es el camino hacia un terreno oscuro: los modelos híbridos. Aquí el fallo es inexorable.

¿El futuro está en lo ágil?

Se podría pensar que la burbuja de ágil es una moda y que va a reventar, otros creemos que es la revolución en el desarrollo de productos. Ágil es el paso obligado antes de entrar a la cultura “DevOps”, imprescindible en áreas de la tecnología como Data Science, Kubernetes o Blockchain. ¿Ágil es el futuro? No lo sé, pero sí sé que es el presente.

Comentarios