Economía

Best Buy: a la lista de fracasos empresariales en México

24 Nov, 2020

Best Buy cierra después de 13 años de actividades.

La noticia del día fue que Best Buy cerrará operaciones en México el 31 de diciembre de 2020, y el fracaso de un negocio nunca es una buena noticia.

Fernando Silva, presidente de la compañía, anunció que cerrarán las 41 sucursales que tienen en el país, de forma ordenada, debido a los efectos que tuvo la pandemia del COVID-19 en su negocio, haciendo inviable su permanencia en el país.

Han cerrado 32,500 negocios en CDMX y el INEGI reportó que durante el tercer trimestre de 2020, por la pandemia de COVID-19, pequeños negocios perdieron 648 mil 471 empleos y medianas empresas 360 mil 44 puestos de trabajo.

Dicha información abonaría a lo publicado por Bloomberg en su ranking de países de acuerdo a su manejo de la pandemia, en el que México ocupa los últimos lugares en un listado de 53 países junto con Perú y Argentina.

En dicho listado se consideró el aumento de los casos, la tasa de mortalidad general, la capacidad de hacer pruebas y los acuerdos de suplementos de vacunas, así como la capacidad del sistema de salud y el impacto de restricciones como la libertad de circulación y bloqueos económicos.

Best Buy no pudo o no quiso seguir peleando.

La pandemia trajo consigo cambios en los hábitos de consumo, incrementando sustancialmente las compras en línea.

Según Julian Coulter, director general de Google México, Amazon, Mercado Libre, Ebay y Rappi registraron un crecimiento del 52% en América Latina y del 31% a nivel global debido al confinamiento provocado por la pandemia.

¿Como podría competir una tienda física contra la practicidad y logística de Amazon o Mercado Libre? Dichas compañías nacieron con internet y transformaron modelos de negocio.

¿Para qué tener un piso de venta con empleados en dos turnos, si una página web robusta y de buen diseño resuelve exhibición y transacciones?

Claro que también se necesita personal en atención al cliente, un Centro de Distribución, logística de entrega, etc., pero no es lo mismo que pagar alquiler de 41 establecimientos de gran tamaño.

Si tu operación es más cara, tendrás que vender más caro, lo que bien pudo jugar en contra de Best Buy en un mercado con feroz competencia tanto en precios como en promociones.

Ahora bien, no sólo se trataba de computadoras, pantallas o dispositivos, sino también de electrodomésticos. 

Nunca habría pensado en comprar una lavasecadora o un refrigerador ahí: Best Buy lo veía más como un competidor de Office Max u Office Depot.

En ese segmento, quitar mercado a los abonos chiquitos de colosos como Elektra o Coppel, parece más una misión imposible.

Uno más a la lista de fracasos.

Muchos factores intervienen en el éxito o fracaso de un negocio. Por ejemplo, Renault se fue de México en 1986, aunque el contexto de la compañía era muy distinto.

La empresa estaba intervenida por el gobierno francés y, si bien tenía cierto éxito en ventas globales, sus pérdidas anuales llegaban a dos mil millones de dólares en esa época.

Agreguen a eso que en aquellos días el precio del petróleo cayó un 75% y eso representaba un 40% del ingreso de México por exportaciones, aderezado con una inflación al 150%. El país no estaba bien.

Carrefour no pudo competir en el mercado mexicano. Su llegada al país se dio mediante una alianza con Chedraui, y tras la decisión de irse, la cadena mexicana se quedó con los almacenes y operación de la compañía.

DirecTV cerró operaciones en 2004 por la acumulación de costos y muchas dificultades para ingresar al mercado mexicano.

El no tener señales de televisión abierta jugó en su contra porque México amaba con locura al Canal de las Estrellas, y de hecho vendió su cartera de clientes a Sky.

Best Buy se va el 31 de diciembre, cerrando sus puertas justo para brindar por un feliz año 2021 que nos va a seguir sorprendiendo, sobre todo con dificultades económicas en las que el más popular de los presidentes es el más incapaz. Una pena.