Los que saben

Transgénicos: alimentos fantásticos y dónde encontrarlos

26 Nov, 2020

Los alimentos transgénicos son los X-Men del mundo vegetal (y los hay buenos y malos).

¿Crees que los transgénicos son malos? Generan controversia, aunque en México no se habla tanto sobre muchos de los aspectos de la biotecnología y su aplicación, las plantas de ADN recombinante.

También son conocidas como organismos genéticamente modificados (OGM), organismos vivos modificados (OVM), los cultivos transgénicos y los obtenidos mediante ingeniería genética.

Son objeto de un debate constante entre agricultores, organizaciones ambientales y las grandes empresas en el mundo, ¿pero qué con ellos?

¿Son buenos o malos los transgénicos?

Unos antecedentes.

A través de la historia de la humanidad, la biotecnología ha estado presente en muchas ramas de la biología y ha sido de mucha importancia para poder llegar hasta donde estamos ahora.

Hoy en día tiene un sinfín de aplicaciones en el área médica, farmacéutica, química, ambiental, y la lista sigue, pero sin duda una de las más importantes (al menos para mí) es la aplicada a la agroalimentaria.

Desde sus inicios, con el descubrimiento de los microorganismos y su poder para fermentar, la elaboración de alimentos que hoy en día conseguimos en cualquier supermercado se lo debemos en gran parte a esas bases.

¿Qué sería de nosotros sin el preciado vino? Esa cabernet sauvignon no tendría tanto valor sin el trabajo de las levaduras. O qué me dicen de esos quesos de sabor exquisito, ¡y ni hablar de la cerveza!

Fun Fact: La cerveza debe su nombre a la levadura que fermenta el almidón de la cebada, la Saccharomyces cerevisiae

La ciencia cool de la biotecnología.

A la biotecnología también le debemos la conservación de alimentos, algo que Spallanzani pudo demostrar al hervir varias infusiones en unos matraces, matando así los microbios presentes en el medio de cultivo por allá de 1799.

Luego, más tarde (unos 61 años), viene la persona más cool que jamás tuve el gusto de conocer (pero que me hubiera encantado), Louis Pasteur este químico, físico, bacteriólogo y matemático francés.

A Pasteur le debemos muchas cosas, pero en particular su famosa técnica llamada como él, la pasteurización, una que hoy en día se sigue utilizando (como dije, muy cool el señor).

Así pues, con el paso de los años y las nuevas demandas alimentarias, la biotecnología ha ido creando nuevas técnicas y nuevas ramas para cambiar poco a poco el mundo agroalimentario, y una de ellas es la Ingeniería Genética.  

Conociendo los transgénicos.

La primera vez que escuché eso de «alimentos transgénicos» fue al entrar a la universidad, en una clase de Agricultura Orgánica.

La maestra nos había encargado la tarea de llevar la definición, aplicaciones actuales en el mundo y una extensa comparación entre cultivos orgánicos y cultivos con OGM.

A partir de ese momento tuvieron mi atención y curiosidad por completo, pues descubrí que el 90% de los productos que consumimos a diario son elaborados en un porcentaje con OGM.

Pero bueno, ¿qué son estos alimentos transgénicos? ¿Cuál es su propósito? Y lo más importante, ¿son buenos o son malos?

Un alimento transgénico es aquel que contiene genes de otro organismo (puede ser algún microorganismo o bien otro cultivo) aplicados mediante la ingeniería genética.

Así, se les dota de una característica deseada que no posee de forma natural (algo así como cuando modificas tu auto para que corra más).

A diferencia de los Organismos Modificados Genéticamente (OGM), en donde se utilizan varias técnicas de la biotecnología y no específicamente la ingeniería, todos los transgénicos son OGM, pero no todos los OGM son transgénicos.

Lo que consumimos diariamente.

Gracias a esta maravilla de la biotecnología podemos encontrar fruta de temporada fuera de temporada en el súper, y no sólo eso.

Tomates rojo brillante y de tamaño impresionante que además duran en el refrigerador toda una semana, limones y sandías sin semillas, chiles grandes y de un verde perfecto, todo gracias a los OGM.

En un inicio las principales funciones de estos alimentos eran básicamente para dos fines: resistencia a plagas y resistencia a herbicidas.

Actualmente ya hay variantes que mejoran sus propiedades nutritivas y estructurales, son resistentes a virus, controlan la maduración de los frutos y también cambios en su composición.

Con la globalización vino un tema por la producción en masa en todo el campo alimentario, pues debía existir mucha más producción de todo alimento.

Entonces los agricultores debían cumplir con cierta demanda y no podían darse el lujo de enfrentar plagas que mermaran sus cosechas al 40%.

Producción de transgénicos en el mundo.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), se calcula que la superficie total cultivada con alimentos transgénicos en el mundo, en su mayor parte está constituida por Estados Unidos, Brasil, Argentina, Canadá e India.

Siembran un total de 174.5 millones de hectáreas de esos cultivos, ¡lo que equivale a más del 90% del área global total!

¿Cómo se clasifican?

De acuerdo a sus características podemos clasificar los cultivos transgénicos de la siguiente forma:

  • Tolerancia a herbicidas: Soja y maíz.
  • Resistencia a virus: Calabacín, papa y maíz.
  • Por su resistencia a plagas: Maíz y jitomate.
  • Calidad de fruto: Tomate y fresa.
  • Aceites modificados: Canola y soja

¿Ya te fijaste qué cultivo es el que más entra en estas categorías?

¿Y sí son buenos estos X-Men vegetales o no?

¿Realmente son dañinos para la salud? Al inicio comentaba que aproximadamente el 90% de los productos que consumimos a diario contienen ingredientes transgénicos o son derivados de.

En la industria alimenticia el maíz es un producto de suma importancia, pues de éste se obtienen varios derivados.

Harina, almidón, aceite, sémola, glucosa, jarabe de glucosa, fructosa, dextrosa, maltodextrina, isomaltosa, sorbitol (E420), caramelo (E150) y como alimento para ganado.

Si abrimos nuestra alacena y observamos los ingredientes de todas nuestras latas, envasados, pastas, jarabes y aceites, encontraremos por lo menos alguno de los derivados que mencionaba anteriormente.

En México no existe aún algún etiquetado que logre identificar estos productos, pero en los países de la Unión Europea es diferente.

Su regulación obliga a que cualquier alimento que tenga más de un 0,9% de algún organismo transgénico en su composición, lo especifique en su etiquetado.

Por ejemplo, si unas magdalenas llevan almidón de maíz transgénico, debe constar en su etiqueta.

Los alimentos transgénicos han sido una gran solución para la industria alimentaria.

Un mejor maíz para la industria alimentaria.

Pero volviendo al tema del maíz, éste es un cultivo que muy frecuentemente es atacado por diversas plagas, siendo la más persistente el taladro de maíz que es un insecto barrenador del tallo.

Es el típico que te sale entre las hojas cuando compras elotes en los mercados ambulantes, que en su estado larval se alimenta de los tallos y hojas.

Hacen galerías que provocan daños en la planta e impidiendo el paso de los nutrientes, generando la facilidad de entrada a otras enfermedades.

Ante esto, se encontró que la solución para hacer resistente al cultivo del maíz era tomando la proteína Cry, producida naturalmente por la bacteria Bacillus thuringensis ya que es tóxica para las larvas de insectos barrenadores del tallo.

Al llegar la plaga a campos de cultivo con MaizBt, éstas mueren al comer el tallo y las hojas.

Es como tener un plaguicida integrado en nuestras plantas, lo cual es una maravilla. Y si no me creen, vayan y pregúntenle a cualquier agricultor que va a dejar de gastar en eliminar la plaga. *guiño guiño*


Ha existido mucha controversia por el uso de este maíz y por todos los productos en general, debates y hasta campañas de desprestigio, pues hay quienes aseguran que es dañino para la salud.

Pero la realidad es que nunca se ha encontrado alguna investigación que hable sobre efectos negativos en la salud humana y animal por el consumo de cualquier alimento transgénico.

GreenPeace es uno de los principales opositores de estos alimentos y ha lanzado en varias ocasiones iniciativas para que en México exista el acceso a información para los consumidores en forma de etiquetas que identifiquen si un producto contiene o no OGM.

El impacto ambiental que debe corregirse.

El cultivo de semillas transgénicas puede generar diversos desequilibrios en la naturaleza como, por ejemplo, los efectos sobre artrópodos que no son el blanco en el caso de cultivos GM resistentes a insectos.

Como es el caso de la mariposa monarca que, a su paso por Estados Unidos, llega a la zona denominada Corn Belt, donde se instala para alimentarse y reproducirse, muriendo así un gran número de larvas. 

En el futuro, la modificación genética podría tener como objetivo alterar el contenido de nutrientes de los alimentos, reducir su potencial alergénico o mejorar la eficiencia de los sistemas de producción de alimentos. 

Quién sabe, hasta podrían ser totalmente autosustentables. Lo que es un hecho, es que la ciencia siempre trabaja a nuestro favor.