El Asunto

Año Nuevo: cuando se tuvo que cambiar su fecha.

El Año Nuevo es un trámite para nuestra referencia.

¿Cuándo sería mejor celebrarlo?

27 Dic, 2020
El año nuevo siempre es motivo de festejo, pero no siempre se celebró el 1° de enero.

El Año Nuevo es motivo de festejo y sirve como punto de referencia. Pero antes estaban en otros asuntos.

El Año Nuevo lo celebramos el 1 de enero, en lo que es ahora un festejo de carácter universal. O casi. ¿Pero por qué ese día y no otro?

Nos encanta medir el tiempo, pero también es necesario hacerlo. Pasamos de los calendarios lunares primitivos, hasta que Egipto quiso predecir la crecida anual de las aguas del río Nilo, fundamental para su agricultura. 

Hace unos 5000 años los egipcios desarrollaron el primer calendario solar conocido, el cual se dividía en 12 meses de 30 días cada uno, organizados en tres periodos de 10 días. 

En Babilonia (actualmente Irak), hace unos 4000 años, el Año Nuevo coincidía con su calendario de ciclos agrícolas. Una vez que segaban las cosechas y se preparaban para otra siembra, el año finalizaba y daba comienzo uno nuevo.

En Roma comenzaba el 15 de marzo (idus de marzo) por un asunto meramente político y organizacional: el senado nombraba el cargo de cónsul para la República Romana, cargo que duraba un año. Pero eso cambió en el año 153 a.C.

Un nuevo Año Nuevo por mero interés político.

Resulta que Segeda (actual municipio español de Mara, en Zaragoza) se puso rebelde, iniciando la ampliación de una muralla para resistir posibles ataques romanos. Roma intentó disuadirlos pero sin éxito.

Por esa razón, el Senado adelantó el comienzo del año al 1 de enero, nombrando nuevos cónsules para iniciar la expedición por mar a Hispania y llegar a Segeda en primavera, antes de que terminara de fortificarse.

¡Y listo! El primer día del año es el 1 de enero.

Sin embargo se necesitaba un calendario ajustado a criterios astronómicos y no políticos, asunto de importancia que atendió Julio César, instituyendo en el año 46 a.C. un nuevo calendario.

Esa adaptación fechaba las estaciones y sus fiestas romanas correspondientes, concordando con el momento astronómico en el que sucedían.

¿Y si mejor es en Primavera o en Navidad?

¿No tiene más lógica un Año Nuevo que empate con el inicio de la primavera? Termina el invierno, florecen plantes y flores, se cosecha y se siembra. Punto para Babilonia.

¿O que tal un 25 de diciembre? Las fiestas Saturnales romanas se celebraban del 17 al 23 de diciembre, a la luz de velas y antorchas, por el fin del período más oscuro del año y el nacimiento del Sol Invictus, 25 de diciembre: un nuevo periodo de luz.

Caramba, y coincide con la entrada del Sol en el signo de Capricornio en solsticio de invierno. ¡Siete días de bullicio, banquetes e intercambio de regalos! Punto para Roma.

Posteriormente, el nacimiento del Sol y su nuevo período de luz fueron sustituidos por la Iglesia, quien hizo coincidir en esas fechas el nacimiento de Jesús de Nazaret, terminando con las antiguas celebraciones. Punto para Constantino.

Comentarios