El Asunto

140,000 muertes no son nada. ¡Enhorabuena, señor presidente!

6 Ene, 2021

Según cifras oficiales, México ha llegado a 140,000 fallecimientos por COVID-19

La oposición siempre critica al gobierno porque se les acabó el chayote y no pueden robar más. Por eso dramatizan y exageran que México tenga ya 140,000 muertes en esta pandemia.

Si AMLO defendió la estrategia de su gobierno para atender la crisis de salud con el nuevo coronavirus, es porque él es la luz en el camino y ha barrido las escaleras de arriba hacia abajo, eliminando la corrupción.

«Lo que se ha hecho es lo que consideramos ha dado resultados; hemos hecho todo y lo vamos a seguir haciendo, hace dos días dimos a conocer un nuevo convenio con hospitales privados, ha sido heroico el trabajo de médicos, enfermeras, que han arriesgado la vida por salvar vidas, una situación muy difícil, muy dolorosa». Así habló el amado líder transformador desde el podio de la verdad inequívoca.

¡Y claro que ha sido heroico el trabajo de médicos, enfermeras y personal médico que ha luchado desde el día uno en esta terrible crisis de salud! ¡Y claro que es una situación difícil y dolorosa!

Pero como dijo el presidente: «¿Por qué cambiar? ¿Nada más porque a los que robaban no les gusta lo que estamos haciendo o no quieren vernos en el Gobierno?»

¡Sólo son 130,000! No exageren.

Sí, en México tenemos 140,000 personas que han perdido la vida. Y López-Gatell tiene razón en afirmar que, desde luego, es algo inusual, sin antecedente previo.

Pero es culpa de nosotros que nos dejamos envolver en las mentiras neoliberales y fuimos esclavos de malvadas corporaciones que nos llenaron de Gansitos, papas y veneno embotellado. ¡Perdónanos, Andrés Manuel! No sabíamos lo que hacíamos.

Por eso es que él, en su inmensa sabiduría, al inicio de esta terrible pandemia nos invitó a que saliéramos, a que nos abrazáramos porque no pasaba nada, pero nuestra falta de fe en el conocimiento milenario de los pueblos originarios nos hizo fallar en la salud de la cuarta transformación. ¡Pero ya te disculparás, España!

Si los picos nunca llegaron y no hubo segunda oleada de contagios es porque nosotros hemos fallado miserablemente. Ellos no. Ellos no son iguales.

Entiendan, opositores de pacotilla, que si el propio López Obrador no usa cubrebocas, es porque la fuerza del presidente es moral, no de contagio.

Sólo son 140,000. No exageren ni dramaticen, ridículos. 

Comentarios