Hoy en día

Metro de la CDMX: una historia de éxitos y abandonos.

¡Túruru!

¿Cuántas personas se vieron afectadas por la suspensión de servicio del Metro?

12 Ene, 2021
El Metro de la CDMX ya tiene 52 años operando.

El Metro de la CDMX cumplió 52 años operando.

Un 29 de abril de 1967 se publicó el decreto presidencial para la creación del Sistema de Transporte Colectivo, en lo que significaría una obra trascendental: el Metro de la CDMX.

El primer tramo de la Línea 1 fue inaugurado por el expresidente Gustavo Díaz Ordaz el 4 de septiembre de 1969. Aunque quiten sus placas conmemorativas.

Se trataba de la obra civil más ambiciosa en la historia de la ciudad, la cual traería consigo un desarrollo urbano y económico que cambiaría por completo su dinámica. 

A Díaz Ordaz le tocó inaugurar las líneas 1, 2 y 3, mientras que a López Portillo las líneas 4 y 5.

Miguel de la Madrid las líneas 6, 7 y 9; Salinas de Gortari las líneas 8 y A; la línea B por Ernesto Zedillo y, finalmente, la línea 12 por el entonces jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard.

Los éxitos del Metro.

Construir una red subterránea en una zona sísmica y con subsuelos fangosos representa un éxito de ingeniería por sí mismo, teniendo en la actualidad 12 líneas, 195 estaciones (115 subterráneas, 54 de superficie y 26 elevadas).

Cuenta con un parque vehicular de 390 trenes, 10 talleres de mantenimiento y alrededor de 15,000 empleados para movilizar diariamente un promedio de cinco millones de personas. 

Excepto en estos días y por algunos meses, tras el incendio ocurrido el 9 de enero que afectó el tablero central de control del sistema de las líneas 1, 2 y 3, las cuales están fuera de servicio. Las mismas que inauguró Díaz Ordaz décadas atrás.

El Metro de la CDMX cumplió 52 años de servicio.

Los abandonos.

Cándido Ramírez Ruiz, conductor del Metro por 23 años, sostiene junto con varios compañeros del sindicato que han visto en el sistema un gran deterioro. Cabinas sin iluminación, conmutador o limpiaparabrisas descompuestos, reporte de inundaciones o vías apuntaladas con polines.

En diciembre de 2020, el Sistema de Transporte Colectivo entregó una licitación de más de 32 mil millones de pesos a una empresa china para la modernización integral de trenes, sistema de control y vías de la línea 1 del Metro. 

Se invertirían 3 mil 216 millones de pesos en modernizar el equipo de suministro de energía eléctrica del Centro de Control de Mando que alimenta la línea 1, 2 y 3, que fue la que se quemó la madrugada del 9 de enero.

Los planes.

En todas las administraciones se han elaborado planes para la expansión del sistema de transporte. En octubre de 2020, Claudia Sheinbaum dio a conocer Plan General de Desarrollo en el que hacen mención de 8 propuestas de ampliación de líneas existentes y 4 líneas nuevas.

Entre las propuestas de líneas nuevas destaca la de la Línea 10, desde Indios Verdes hasta llegar a la zona arqueológica de Cuicuilco, o la propuesta de la Línea C, partiendo del Hipódromo de las Américas para circular sobre el anillo Periférico hasta Santa Mónica, en Tlalnepantla, Estado de México

Planes muy interesantes, pero que ante las circunstancias actuales, se ven imposibles: las inversiones prioritarias del gobierno federal están en obras inútiles como Dos Bocas o el Tren Maya, ni qué decir del aeropuerto Felipe Ángeles o remodelar estadios de béisbol en tiempos de pandemia.

La realidad.

En 2019, quien «sólo es la directora general del Metro», Florencia Serranía, dijo que encontró un sistema en malas condiciones porque no se le había invertido recursos.

Los accidentes ocurren, pero una mala administración o negligencia provocan falta de mantenimiento preventivo esencial que tarde temprano pasará facturas altísimas. Hoy por hoy, los afectados son alrededor de dos millones de usuarios.

Es parte de la irresponsabilidad política de quienes tienen inclinación por las dádivas para el aplauso fácil y el voto comprado, pero que siempre se topan con la realidad por sus graves omisiones.

Si se buscan culpables en este tema, la estela de corrupción y abandono del Metro de la CDMX, vital para la subsistencia de la capital, recae sólo en las administraciones de izquierda anteriores, desde Cuauhtémoc Cárdenas, pasando por López Obrador, Marcelo Ebrard y Miguel Ángel Mancera.

Dicen que el PRI robaba más. Pero si así fuera, pues eran bastante bien administrados porque, comprobado está que también construían más. Misterios del mundo neoliberal.

Comentarios