El Asunto

El amor y cuatro conclusiones que todos conocemos

13 Feb, 2021

¿Será cierto que se trata de lo que mueve al mundo? Sí, pero no.

Ah, el amor, ese concepto que le ha quebrado la cabeza a filósofos y poetas que lo han intentado definir. No tengo las credenciales literarias, claro, pero sí algunas ideas.

Creo que no se puede definir como tal y he ahí el problema, pero sí lo podemos entender e interpretar.

Partamos de la siguiente consideración: el amor es un sentimiento, íntimamente ligado al pensamiento de cada persona y a su aprendizaje, cultura, personalidad, etc. 

Todos desarrollamos un entendimiento particular sobre lo que significa el amor: besos y abrazos, un hogar con familia, un ramo de flores y halagos, etc. Pero la constante es que se trata de algo que nos complace.

El amor es autocomplacencia.

Así que es autocomplacencia.

Pero si depende de cada individuo el desarrollo de ese sentimiento, ¿todos amamos diferente? Sí pero no (aquí viene la parte que me gusta): hay programas biológicos y en todos los órdenes de la naturaleza.

Que la especie humana haya desarrollado el uso de la razón y tenga mayores posibilidades perceptivas no dejan de lado su condición de máquina orgánica.

Siguiendo la analogía, existe un sistema operativo general con programas o aplicaciones preinstaladas, dependiendo de ciertos factores geográficos. Las culturas y sociedades son diferentes, sí, pero iguales en la base biológica.

El instinto funciona desde nuestra primera respiración y en cada una de nuestras etapas de vida, siendo fundamental en la madurez sexual del individuo.

Nos sentimos atraídos hacia el sexo opuesto porque sí, es un comando para que se garantice la reproducción de la especie en el que, claro, además hay placer físico.

Así que es instintivo.

¿Y cómo es con los gays entonces? La atracción y el deseo están ahí, así que aunque no puedan reproducirse, es un hecho que el instinto hace su trabajo sin contratiempos.

Por cierto, eso mismo es lo que confunde a los religiosos que condenan la homosexualidad: no entienden que es el mismo software pero con diferentes órdenes o funciones. Total que #LoveIsLove.

El amor a los hijos tiene una mención especial por sus implicaciones energéticas: crear vida a partir de dos células es extraordinario, y en cada nacimiento la atención de los padres por el crío queda capturada permanentemente.

Y ya sé que me van a discutir que el amor no es sólo eso, que se trata de compañía, paciencia, dedicación, entrega, apoyo, detalles, atenciones y bla bla bla. Y tienen razón.

Así que el amor es aprendido.

Crean en el amor por ustedes mismos y en quienes ustedes quieran, pero dejémonos de ridiculeces: el universo ignora cualquier sentimiento humano. 

Somos nosotros y nuestras ideas nada más, aunque hay algunas que son mejores o, si cabe al término, positivas.

Así que el amor es una actitud, una creencia.

Pero funciona sólo entre nosotros: el cometa que impactará a la Tierra el día de mañana…pues le tiene sin cuidado.

Como sea, disfruten de sus creencias responsablemente.

Comentarios