Comunicación

Facebook: la red social con más usuarios en México.

Facebook y el poder de los Ads.

Hay de redes a redes, y no hablando de lo social, sino de lo eminentemente comercial.

14 Feb, 2021

Ni hablar, los mexicanos no pueden vivir sin Facebook.

Facebook, lanzado un 4 de febrero de 2004, suma a la fecha poco más de 2,700 millones de usuarios en todo el mundo. Se trata de la red social más poderosa, teniendo en México alrededor de 92 millones de usuarios, ubicando al país entre los 10 con más cuentas activas.

En 2020, Brasil fue el país con más usuarios de Facebook en América Latina con más de 140 millones de usuarios, seguido por México y Colombia, con aproximadamente 92 millones y 35 millones, respectivamente. Argentina se ubicó en cuarto lugar con casi 34 millones.

Erick Burgueño Salas publicó en Statista que, para el caso de México, la mayor parte de los usuarios de Facebook (56.9%) tenía entre 18 y 34 años de edad, siendo las generaciones mayores mucho menos interesadas, pues los usuarios de 55 años o más suman un 8.4%.

El poder de la información de Facebook.

La información es poder: Facebook atesora los datos demográficos y personales de todos como nunca antes se había visto. Oro molido para empresas, instituciones, gobiernos. Lo extraordinario es que toda esa información se la dimos nosotros mismos sin darnos cuenta. Y lo hicimos encantados.

Quién soy, qué me gusta, qué no me gusta, a dónde voy, en dónde vivo, a qué reacciono, qué opino, cómo soy. ¡Miren mis fotos! Soy único y especial. ¿Quieres ser mi amigo? ¡Te invito a que indiques «Me gusta» a mi página! Emoji por aquí, reacciones por allá.

Toma, Facebook, soy tuyo: clasifica toda esa información a cada clic, encuentra mis patrones de consumo (e ideología), úsala, aprovéchala y véndela a quienes sepan darle uso comercial.

Y vaya que ha valido la pena: el algoritmo de Facebook Ads tiene alrededor de dos millones de criterios para dirigir anuncios a los usuarios, lo cual representa una oportunidad sin igual para compañías de todo tamaño, haciendo especial énfasis en los negocios locales que antes no tenían manera de dirigir mensajes específicos a clientes determinados.

Una red necesaria desde muchos puntos de vista, cuya influencia y penetración han dado poder al usuario para enfocar con precisión a su público objetivo.

Herramienta de propaganda.

Fabián Romo, director de Sistemas y Servicios Institucionales de la Dirección General de Cómputo y de Tecnologías de Información y Comunicación de la UNAM, afirma que, usada con libertad y responsabilidad, puede ser una estupenda herramienta, pero si se le usa indebidamente es un absurdo y un peligro.

No es la red en sí misma, sino los propios usuarios, hijos de las fake news, del «dicen que dijeron» y «las fuentes confiables». La desinformación es mala, pero la estupidez es muy peligrosa.

Por ejemplo, desde los tiempos de campaña a la fecha, las redes sociales han sido el motor de López Obrador para sembrar mentiras y aprovechar el descontento social a cada yerro, a cada tragedia. Golpeadores virtuales acusando a todos de golpeadores virtuales y manteniendo clara la consigna de amplificación: no importan los datos, importan las emociones.

En junio de 2018, la publicación más exitosa de López Obrador en Facebook era la del aumento a la gasolina por parte del gobierno corrupto. ¿Bajó la gasolina cuando AMLO asumió funciones? Obviamente no. Su promesa que se la lleve la desmemoria.

Para ayudar a ello entra en juego el arte del fake news y el trabajo coordinado de sus fieles: culpa a los demás y evade la situación en lo que sea cualquier error gubernamental: desabasto de gasolina, destrucción del sector salud, carencia de vacunas o un criminal manejo de la pandemia de COVID-19.

Calidad, lo más criticable.

«El problema no es que cualquier irresponsable diga algo, sino que la gente lo crea», asevera Romo. «Hay mucha información falsa, agresiva, de discriminación. Ha potenciado la comunicación, pero también actitudes o comportamientos no ideales para la sociedad».

Acusan a Facebook de ser un colaboracionista de algunos gobiernos, de haber tenido injerencia en procesos como el Brexit, o de de incidir en los comportamientos de los votantes en las elecciones de Estados Unidos de 2016. Ahí está el caso de Cambridge Analítica, que adquirió indebidamente información de 50 millones de usuarios.

Acusaron por años a Peña Nieto de gastar fortunas en propaganda, pero actualmente el presupuesto de comunicación del Gobierno de México es mayor. Imaginen por qué, hijos del Facebook.

Facebook es la red más poderosa, cuya herramienta de Facebook Ads da resultados.

Uso y aprovechamiento.

Personalmente es posible que la red no sea de tu gusto personal, pero en términos de comunicación y mercadotecnia es la más completa, siendo además un escaparate más en donde se integran Instagram y WhatsApp.

Los ingresos de Facebook aumentan año con año porque desde el punto de vista de mercadotecnia y publicidad, es una herramienta que funciona. No sólo por llegar al cliente potencial, sino porque a cada acción se abren posibilidades de hacer conversiones: no son los likes, son las ventas y el servicio al cliente.

¡Ni siquiera es la cantidad de seguidores o likes a una página! Huye de quienes garanticen ese tipo de métricas que sólo sirven para una falsa sensación de éxito. No en vano se les conoce como «métricas de vanidad». ¡El poder está en los Facebook Ads!

Considerando un máximo de tres criterios para una correcta segmentación de tu público, desde lo general a lo específico, así como con la integración de un grupo de anuncios adecuado, el algoritmo de Facebook habrá de ofrecer un máximo de resultados.

No importa si eres un particular o un micronegocio: la exposición y seguimiento de tu marca o servicio, tiene en esta plataforma un escaparate ideal que debes aprovechar y mantener para tu beneficio.

Más allá del uso personal que puedas darle, lo relevante está en lo que puedes construir y proyectar hacia los clientes, y ahí radica el verdadero poder de esta red social. ¡Por eso aprovéchala! No es personal; sólo son negocios.

Comentarios