La letra que distingue al castellano.

Es la n pero en su versión elegante gracias a la virgulilla.

23 Abr, 2021

El 23 de abril la ONU celebra el Día de la Lengua Española.

La ñ es la n pero con distinción. Esa raya o línea corta y delgada empleada como signo ortográfico, la virgulilla, hacen de esa letra de nuestro idioma la única que se originó en España. Así que, vaya coincidencia, perfecto para el 23 de abril, el Día de la Lengua Española.

Decimoquinta letra del alfabeto y duodécima consonante que forma parte de más de 15,700 palabras en castellano. Y se escucha con ese sonido nasal palatal, más en esas 350 palabras que comienzan con dicha consonante.

Y resulta que además del Día de la Lengua Española es también el Día Internacional del Libro. Festejo por partida doble para que los tuiteros compartan portadas de libros y defiendan el ño como respuesta adecuada en los tantos dimes y diretes en los que se ven envueltos.

De lo casual a lo oficial de la virgulilla

La Real Academia Española incluyó por primera vez la letra ñ en el diccionario de 1803, pero su uso se remonta hasta el siglo XII, encontrando un texto fechado en 1176 en el cual figura esa n con virgulilla. ¿Pero por qué?

Aparentemente por austeridad monacal porque en aquellos días en los que los monasterios eran los centros de conocimiento, los pergaminos eran bastante caros y los copistas y escribanos no andaban como para andar gastando en ello.

Así que idearon una forma de abreviar palabras para que así encajaran más en cada línea. Arte consumado ese de la caligrafía usando una pluma de ganso, cisne o pavo.

Pero resulta que ni la letra ni el sonido eñe existían en latín y, a medida que se fue transformando, surgiendo con ésta las lenguas románicas como el castellano que usamos y a mucha honra, apareció ese breve sonido emitido con la expulsión de aire por la nariz al apoyar el dorso de la lengua contra el paladar.

En suma, lo que conocemos como la letra ñ es, en realidad, el resultado de la abreviatura de dos enes consecutivas. 

La virgulilla es ese trazo que arriba que distingue a la ñ.

Áñeñe

Alfonso X de Castilla tuvo a bien aplicar una reforma ortográfica siguiendo una política de unificación lingüistica. Si le llamaban «el sabio» es porque ese rey molaba, y para 1492, Antonio de Nebrija incluyó la ñ en la primera gramática española.

Aunque la letra también tiene uso en otros sistemas de escritura de idiomas para representar sonidos nasales y que poco tienen que ver con el castellano. ¿Qué mejor signo que la virgulilla en la n para hacer esa distinción?

Los idiomas como el tártaro, malayo y nauruano representan el velar nasal. En el wólof de Senegal se usa como en español para el sonido nasal palatal, siendo el único entre los países de África Occidental en el uso de esta letra. 

El tetun de Timor Oriental también se adoptó la ñ para representar el mismo sonido en préstamos portugueses representados por nh.

Por cierto que un 23 de abril pero de 1951 inició en México el Primer Congreso de Academias de la Lengua Española, el cual finalizó el 6 de mayo con la creación de la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Un día para nuestro idioma, compartiendo fecha con el Día Internacional del Libro para conmemorar el entierro de Miguel de Cervantes Saavedra (según el calendario gregoriano), la muerte de William Shakespeare (probablemente también su nacimiento) o la muerte de Garcilaso de la Vega.

La n elegante se viste con su virgulilla. A mí ningún libro me cambió la vida, pero la ñ, cómo de que ño.

Notas relacionadas

Comentarios