Arte y entretenimiento

Amazon compra MGM para pelear contra Disney; Jeff Bezos a otra cosa

¿Por qué Amazon compra a MGM?

Amazon se hará de todo el catálogo de MGM, pero lo que más le interesa es la propiedad intelectual.

26 May, 2021

Apple lo intentó pero Amazon ganó con MGM, al tiempo que Jeff Bezos dejará de ser CEO de la compañía.

Los Ángeles, 26 may (EFE News)

Disney le está plantando cara a Netflix gracias a series de Marvel y Star Wars, pero Amazon no se va a quedar atrás. La compañía de Jeff Bezos ha adquirido todo un arsenal de personajes y franquicias con la compra Metro-Goldwyn-Mayer (MGM), entre los que se incluyen, por ejemplo, James Bond, Pink Panther o Rocky.

La operación aún debe recibir el visto bueno de las autoridades reguladoras de Estados Unidos, las cuales investigan a Amazon por supuestas prácticas monopólicas. Pero, hey, ¿no vino a cambiar la forma de comprar y vender para todos?

La pandemia de coronavirus y las consiguientes restricciones a la movilidad y a la actividad económica incrementaron las ventas del comercio electrónico en todo el mundo, lo que a su vez ha disparó los beneficios de Amazon hasta triplicar las cifras de hace solo un año.

La compra de MGM es un nuevo terremoto para Hollywood, pues Amazon integraría al catálogo de Prime Video, con 200 millones de suscriptores en el mundo, 4,000 películas y 17,000 formatos de televisión. Pero más allá de la compra, el valor está en la propiedad intelectual del contenido.

Nuevas producciones, nuevos negocios

La parte más jugosa del acuerdo es la propiedad intelectual, el objeto de deseo de cualquier compañía que pone un pie en Hollywood. Por eso Apple negoció hace unos meses la compra de MGM con el propósito de ampliar su pequeño catálogo de cine y televisión. Sin embargo las conversaciones no llegaron a buen puerto y, finalmente, Jeff Bezos se salió con la suya,

El valor financiero real tras este acuerdo es el tesoro escondido de propiedad intelectual en el gran catálogo que planeamos reimaginar y desarrollar junto con el talentoso equipo de MGM.

Mike Hopkins, vicepresidente sénior de Prime Video y Amazon Studios.

¿Reimaginar, dicen? ¡Claro! Seguir la misma tendencia de Disney al presentar una decena de series basadas en Star Wars, Marvel y Pixar; o de HBO, que tiene hasta cinco proyectos derivados de “Game of Thrones” en sus planes.

O la de tantos personajes y formatos que conocimos de una forma y pueden ser de otra, sean Cazafantasmas, un hada madrina personificada por un actor masculino de raza negra o lo que sea. Son tiempos de inclusión y, sean causas legítimas o moda pasajera, lo relevante está en adaptar el negocio a las nuevas generaciones.

Así, reimaginar la propiedad intelectual supone rodar nuevas series sobre “The Pink Panther”, escribir un guion inspirado en el personaje de “Rocky” u otro proyecto que recree la vida de “Thelma & Louise” en su adolescencia. Amazon podría hacer todo eso y más.

Por lo tanto, esa declaración de Hopkins desvela la verdadera intención del acuerdo: Amazon, que desde 2011 ofrece un servicio de televisión, no había conseguido una posición predominante en Hollywood. Ha destacado con fenómenos de la comedia, como “Fleabag” y “The Marvelous Mrs. Maisel”, pero el resto de sus formatos se han conformado con un segundo plano.

Es más, la empresa ni siquiera dice cuántos de los abonados a Prime -un servicio que aglutina compras, envíos gratis, libros y música- ven realmente su oferta televisiva, pero la balanza en la guerra de streaming puede cambiar en un futuro próximo.

De clásicos, nada. Cero

Hay otro motivo por el que Amazon pone por delante lo que está por hacer, en lugar de lo que ha adquirido. Ni “The Wizard of Oz”, “Singin’ in the Rain” o “Gone With the Wind”, títulos que dieron prestigio a la Metro-Goldwyn-Mayer, están incluidos en la compra.

En 1986 el estudio vendió todos sus clásicos a Warner Bros. La operación tenía sentido en aquel entonces, pues la televisión por cable estaba en plena expansión y Warner preparaba el lanzamiento de Turner Classic Movies, un canal de cine clásico que suponía el mejor escaparate para la biblioteca de MGM.

Décadas después, el negocio es otro: el streaming lo ha revolucionado y todos los clásicos del estudio pueden verse en plataformas de la competencia como HBO Max. Ese fue uno de los motivos por los que MGM ha ido perdiendo el lustre en los últimos años. Simplemente se quedó fuera del negocio.

Sin embargo, a pesar de la mala racha y de la deuda que acumulaba Metro-Goldwyn-Mayer, el Agente 007 seguía rescatando a la compañía. Si se aprueba la compra de MGM, James Bond será propiedad de Amazon pero solo en parte, pues la familia Broccoli posee la otra mitad de los derechos. Otro ejemplo más de lo complicado que es el mundo de los contratos en la meca del cine.

Los herederos de Albert Broccoli, el productor que impulsó la saga del espía, ya han vetado algunos proyectos basados en el personaje y mantienen un control estricto de todo lo que rodea al universo Bond. Así que, por el momento, los Broccoli han dejado claro que están comprometidos con los estrenos en la gran pantalla y que “No Time To Die”, la próxima película del Agente 007, se estrenará en cines en octubre de 2021.

Nada de Amazon para Bond, de momento. Ni para Jeff Bezos, al menos en parte.

Foto de Clemens Bilan para EFE.

Jeff Bezos, a otra cosa

El fundador y consejero delegado de Amazon, Jeff Bezos, abandonará el puesto de máximo responsable de la compañía el próximo 5 de julio, cuando se oficializará el traspaso a su sucesor, Andy Jassy.

En una intervención virtual durante la reunión anual de accionistas de la compañía, Bezos explicó que la elección de esa fecha tiene un valor sentimental para él, pues un 5 de julio pero de 1994 fue cuando Amazon se constituyó formalmente como empresa.

A principios de 2021 el directivo anunció que en verano abandonaría el cargo de consejero delegado de la compañía y que sería sustituido por Jassy, quien ha estado al frente del lucrativo negocio de computación en nube Amazon Web Services (AWS) durante los últimos años.

Bezos pasará entonces a ser presidente ejecutivo, un cargo desde el que seguirá teniendo influencia en la toma de decisiones de la firma, pero no estará tan presente en el día a día. Así que el hombre más rico del mundo tendrá más tiempo, como él mismo indicó, para centrarse en iniciativas filantrópicas y en la gestión de sus otras empresas, como Blue Origin o el diario The Washington Post.

De acuerdo a Forbes, Bezos vendió a principios de mayo 739,000 participaciones en la empresa de comercio electrónico, según muestran los documentos públicos presentados por la compañía ante la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. Las acciones vendidas suponen únicamente una pequeña fracción del total que sigue controlando, estimado en 52.4 millones de títulos, lo que representa más del 10 % de la propiedad de la compañía.

Según Forbes, la fortuna de Jeff Bezos es de 177,000 millones de dólares, casi en su totalidad constituidos por acciones de Amazon. En paralelo, el valor de las acciones de la firma en la bolsa prácticamente se ha duplicado, lo que ha aumentado todavía más la inmensa fortuna de su fundador.

Así cualquiera se ve guapo, a poco no.