Opinión

Día de las Madres o la celebración de la continuidad de la especie

Pues sí, la mamá es la mamá.

Dicen que el Día de las Madres se festejó en México por primera vez en 1922 por iniciativa de Rafael Alducin, fundador del periódico Excélsior.

9 May, 2021
10 de mayo, fecha sagrada por ser el Día de las Madres.

¡Feliz Día de las Madres!

Dicen que el Día de las Madres se festejó en México por primera vez en 1922 por iniciativa de Rafael Alducin, fundador del periódico Excélsior. Posteriormente se hizo como celebración oficial e inamovible, pase lo que pase. Y sí, el 10 de mayo es día sagrado. 

El papel de la madre es fundamental en todas las especies y las crías que logran sobrevivir a los peligros de su hábitat son un triunfo de la manada o de su grupo. No somos la excepción.

Escribí antes: Día del niño o día de pongo mi avatar con una foto de cuando era niño.

Hace años, una colega en un diario local expresó que quería realizarse como mujer (ser madre). Le respondí que si fuese palmera se realizaría como palmera, o si fuese gallina o ballena de igual forma.

Más allá de que no le hiciera gracia o de que yo tuviese razón, su comentario fue sumamente importante para ayudarme a entender la clave en el éxito del Homo sapiens: el comando orgánico.

Mucho más allá de culturas o contextos sociales, existe un comando orgánico que nos impele a la reproducción. En algunos casos como necesidad para la continuidad de una organización o sistema de gobierno.

Un rey sin hijos ve detenido un legado, y en los feudos debió ser un tema fundamental para la unión de clanes o familias.

El Día de las Madres es sagrado para los mexicanos. ¡Feliz 10 de mayo!

La mamá es la mamá

Para nosotros, hijos del godinato y la democracia, es mera satisfacción, orgullo de atestiguar lo maravillosa que es la creación: un adecuado instinto con sus satisfactores sensoriales trae como resultado un ser completito con información genética de padre y madre.

Pero el padre sale sobrando en esta ecuación: aporta el material genético y se desentiende, teniendo la carga completa la madre, cuya vida incluso puede estar en peligro durante el embarazo o el parto.

Por eso un nacimiento es motivo de celebración en la familia y la madre una figura de admiración y respeto. Porque, además, como hijos atestiguamos su dedicación esmerada hacia los descendientes.

A la par del instinto materno, su labor es, según su cultura, la de fungir como modeladora para amoldar la percepción del crío con su entorno.

No es decidido, sino un proceso automático en el que entran en juego ideas y sentimientos.

Y luego para México, país machista a más no poder, que una virgen morena sea su patrona, explica perfectamente la importancia de la celebración, o de que cuando insultemos al prójimo, lo hagamos citando precisamente a su madre.

Por supuesto que como cada 10 de mayo, felicito a mi madre (que sí tengo). Pero ah qué monserga fueron esos años de niño con festivales escolares.

Con chancla o no, con chantajes o no, ¡feliz día de las madres!

Notas relacionadas