Opinión

Padre no es el que engendra sino el que cría. O el que quiere.

Es cada tercer domingo de junio, pero los que son padres lo hacen toda la vida.

18 Jun, 2021

¿Y sí es verdad eso que padre no es el que engendra sino el que cría?

En los menesteres biológicos, el hombre la tiene fácil. En sus faenas instintivas sostiene relaciones sexuales con una mujer, aporta su material genético y listo. Si hay embarazo, ella carga con la parte complicada, mientras que él podría darse media vuelta y desentenderse de todo. Desde esa perspectiva, sí, padre no es el que engendra sino el que cría.

Que los hombres digan «estamos embarazados» me da mucha risa porque pues, no, la biología es bastante clara en sus explicaciones. Si «tienen síntomas» o no por experimentar al lado de la madre su embarazo debe tener sus razones, aunque para lo que nos ocupa en este momento, son totalmente irrelevantes. Los hombres no se embarazan, pero cada quien con sus ridiculeces.

Dejando de lado esas cursilerías y consideraciones de los que «no temen al compromiso», la mayoría de los padres sí quisieron serlo. Entiendo las razones que exponen: formar una familia, dar ese paso en la vida, dejar algo de ellos en este mundo, etc. Aunque, ¿qué significa eso de «dejar algo de ellos en este mundo»? Dentro de 100 años ninguno de los estamos hoy con vida vamos a existir: ciclos eternos y olvidos perpetuos, salvo la obvia trascendencia de la especie y el conocimiento que se acumula.

Si bien las razones de los padres tienen su debida carga emocional, son mera consecuencia del impulso instintivo que es llevado a cabo conforme a los designios de la naturaleza. Y ese sí que no lo comprendo porque no soy padre y no tengo vínculos emocionales con los niños. Sí, son simpáticos, sí, son ocurrentes, pero la fuerza natural que ata a padres e hijos, invisible a los ojos pero presente de forma orgánica, es algo que no quise tomar por ningún motivo. Si piensan que es egoísmo, tienen razón, y exactamente el mismo de los que engendran. Cosas de diseño de nuestra especie.

Así que, amigos, es verdad, padre no es el que engendra sino el que cría

Admirable la disposición de cualquier hombre que decida convertirse en proveedor, sostén, guía y responsable de la formación de niños llegados a este mundo por instinto de otros, fuesen o no responsables, asumiendo tareas por decisión propia. Y vaya compromiso, con salud, educación, convivencia, etc., estando al tanto de lo que se necesite durante muchos años.

Esa también es una continuidad social, fortaleciendo núcleos familiares y haciendo que las cosas funcionen. Así que sea por cuestiones religiosas, psicológicas o culturales, esos hombres cumplen a cabalidad con su trabajo y con el hogar. Es posible que aun sin el lazo creador, desarrollen un afecto o cariño por los hijos de los que se hacen cargo, aunque ignoro qué tanto.

Y viene el Día del Padre el tercer domingo de junio

Desde la tradición católica europea, la celebración del Día del Padre sería hace el 19 de marzo, día de San José, padre adoptivo de Jesús, carpintero de oficio y luchón abnegado que se tragó el cuento completo de que el mismísimo Espíritu Santo tuvo sus queveres con María porque se le pegó la gana. Cada quien.

Pero la idea de esta celebración como la conocemos data del año 1910, cuando una mujer llamada Sonora Smart Dodd quiso rendir homenaje a su padre, quien por azares del destino crió en solitario a ella y a sus cinco hermanos sin ayuda de nadie en una granja del estado de Washington. A Sonora se le ocurrió la idea mientras escuchaba un sermón sobre el Día de la Madre en la Iglesia, y propuso la fecha para el 5 de junio, cumpleaños de su padre.

El presidente Calvin Coolidge apoyó la idea de establecer un día nacional del padre, cosa que se instituyó en 1966 cuando el presidente Lyndon Johnson estableció la fecha para el tercer domingo de junio. Y en esas andamos nosotros, como cada junio, algunos siendo emotivos, otros no tanto, pero reconociendo que hay papás de semilla y papás que riegan y cuidan esa plantita hasta su pleno desarrollo, queriéndole o no, que eso es opcional.

Como dato curioso, la celebración del Día del Padre en Rusia coincide con el Día de los Defensores de la Patria, que es el 23 de febrero, mientras que en Libia o Jordania coincide con el primer día del verano, el 21 de junio. Perfectamente justificadas esas ideas, dando a cada cultura sus propias razones de ser y hacer.

Y no, las mamás luchonas no son papá y mamá a la vez, no sean ridículas. Así como los padres no se embarazan, pero lo que sí pueden hacer es comportarse heroicamente. Como sea, felicidades por eso.