Los que saben

¿A que nos referimos con libre pensamiento?

El libre pensamiento busca, ante todo, encontrar la verdad.

Se dice que el libre pensamiento está libre de dogma (verdad o proposición irrefutable) y su característica principal avoca a la racionalidad que va en la búsqueda de la libertad de razón, de conciencia. El librepensador busca romper paradigmas a través del uso de la lógica y la razón.

Fuchslocher (2014), menciona que la conciencia es determinada por el contexto social, cultural y tecnológico que exista en el momento, y que esto afecta el libre pensamiento de los individuos al dejarse influenciar en su mayoría ya sea por ideologías religiosas o por políticas donde ambas caen en la intolerancia y bajo el poder del sistema.

El libre pensamiento en el ámbito social y educativo puede entenderse como aquel que está libre de creencias, de prejuicios, de ideologías, y que busca ante todo el respeto a la pluralidad y encontrar la verdad. Por ejemplo, en la relación de la filosofía con la educación se hablaba de enseñar a pensar, de fomentar en el estudiante una postura crítica.

El libre pensamiento en lo educativo y lo social

Esta puede ser una manera de ejercer el libre pensamiento en este ámbito, sin embargo, nos damos cuenta de que la educación se ha convertido también en un medio de control y que nosotros estamos pensando que tomamos ciertas decisiones sin darnos cuenta de que están condicionadas por los medios de producción. En el ámbito social, actualmente nos encontramos con pobreza y desigualdad, y esto impide liberarse de ciertos pensamientos al sentirnos abrumados por la situación.

Se habla sobre un nuevo control que existe en la actualidad a través de la tecnología y los medios de comunicación que nos envían mensajes sobre qué pensar o qué sentir, qué es lo políticamente correcto y qué no es correcto.

Todo eso son obstáculos que no permiten expresarnos de forma libre. Debemos tomar distancia de ellos y analizar ¿qué está pasando?, ¿qué está influyendo en nuestros pensamientos? Y, lo más importante ¿cómo podemos liberarnos de esas ideas en la búsqueda de la verdad? Un espacio para detenerse, reflexionar y replantear.

Referencias

Fuchslocher, G. (2014). Librepensadores y librepensadoras: ¿De dónde venimos? ¿Qué somos? ¿A dónde vamos?