Los que saben

Cómo se clasifican los hongos y cómo ayudan a las plantas

14 Jul, 2021

Los hongos son hermosas obras de la naturaleza (y muy curiosos)

Siempre me han parecido unos organismos muy hermosos y curiositos, ya sea a nivel microscópico o macroscópico. ¡Son en verdad muy complejos e interesantes! ¿Pero cómo se clasifican los hongos y cómo ayudan a las plantas? Es común que cuando escuchan la palabra hongo, probablemente vengan a su mente dos cosas: infección o suciedad, o alucinógenos. Y, bueno, en ambos casos es correcto, pero el reino fungi es mucho más que eso. Aquí una muy pequeña introducción:

Fungi, del latín fungus, que significa hongo: es un grupo de organismos eucariota (formado por células con núcleo verdadero) que, junto con el reino Animalia, el reino Plantae, el reino Protista (protozoos) y el reino Monera (seres vivos microscópicos), constituye los 5 reinos de la naturaleza que engloban todas y cada una de las diferentes formas de vida que existen en la Tierra.

Cómo se clasifican los hongos

Según sus características, los podemos clasificar en cuatro grupos principalmente:

Saprofitos: Del griego sapros = putrefacto y fyton = planta, son los que se alimentan de materia orgánica muerta o en descomposición. Intervienen en la mineralización de los restos vegetales formando así parte del humus. Como ejemplo podemos encontrar a los champiñones, comunes Agaricus bisporus, y sí, también a los alucinógenos.

Liquenizados: Se producen cuando se fusiona un organismo fúngico heterótrofo con uno fotosintético, que puede ser un alga o también una cianobacteria.

Parásitos: Viven o colonizan animales, vegetales u otros hongos sobre los que provocan enfermedades e incluso la muerte, o simplemente viven a expensas de ellos.

Micorrizógenos: Los hongos micorrizógenos son aquellos que se asocian con las raíces de las plantas por medio de simbiosis, en donde ambos salen beneficiados, pues hay intercambio de nutrientes y defensa contra otros hongos o bacterias.

Las micorrizas tienen un interés particular para mí, puesto que son hongos benéficos que ayudan a la planta a captar mejor los nutrientes del suelo mediante simbiosis con la raíz de la planta. Me parece increíble toda esta red de información entre la planta y el hongo a través de las raíces, siendo uno de los mejores trabajos en equipo que podemos apreciar en la naturaleza.

Hablando en términos de agricultura, podemos decir que son un excelente biofertilizante, debido a que se trata de hongos benéficos que no afectan de forma negativa a la planta. Al ayudarle a alimentarse de una manera óptima, ellos se benefician con mejores nutrientes, lo que obviamente deriva en un crecimiento de su población. Es como un dar-dar de la naturaleza porque, claro, tampoco todo es de a gratis: al hongo le conviene y la planta se deja porque también le conviene.

En esta asociación, la planta suministra al hongo los productos carbonados de la fotosíntesis y recibe agua y nutrientes transportados por el hongo desde el suelo. Además, la micorriza proporciona protección frente a factores de estrés como sequía, salinidad, contaminantes y enfermedades de raíz. Como consecuencia de ello, se promueve el crecimiento de la raíz y de la parte aérea de la planta y su vigor se ve reforzado, proporcionando claros beneficios como: Plantas vigorosas y sanas; reducción de consumo de agua hasta en un 50 %; mejor utilización de menos fertilizantes; mayor supervivencia después del trasplante; aumento de la biomasa y del rendimiento de los cultivos. Como ven, ¡son 100% beneficiosos!

Hongos en el jardín o macetas. ¿Aliados o no?

Un día, una compañera del trabajo me mandó una foto de unos honguitos que habían salido en su maceta y preguntaba si éstos eran venenosos o si era algo malo que salieran. Honestamente no sé mucho de hongos venenosos, pero sí sé que la presencia de estos pequeños organismos muchas veces son señales de un suelo saludable que contiene mucha materia orgánica. Incluso, como comentaba, la presencia de algunos hongos ayuda a descomponer compuestos orgánicos del jardín en alimentos utilizables para las plantas, algunos muy complejos como los de las hojas muertas y las astillas de madera. Pueden aparecer por un exceso de humedad o bien porque el sustrato ya venía «contaminado» con sus esporas.

Sin embargo, es importante tener presente que un exceso de acumulación de residuos o restos orgánicos hará que entre en descomposición y sea una fuente de infección, así como de la aparición de hongos no beneficos. Si no cuidamos nuestros jardines y permitimos que se acumulen restos de basura orgánica, como por ejemplo frutos caídos de los árboles, lo más probable es que los hongos invadan nuestro jardín enfermando a nuestras plantas.  

Los hongos más comunes que nos deleitan con su peculiar color y forma en macetas y jardines son los llamados Leucocoprinus birnbaumii o también conocido como amarillas; es una especie de hongo basidiomiceto que pertenece a la familia Agaricales del orden lepiota, y se caracteriza por ser un hongo saprofito que crece alrededor de plantas de macetas, maleza y también es posible encontrarlo en invernaderos botánicos de zonas templadas. Este hongo se caracteriza por presentar un cuerpo fructífero tipo cónico, con capucha de 1-2 cm de diámetro, frágil y carnoso. Los márgenes de la capucha son estriados.

Leucocoprinus birnbaumii es tóxico para el consumo humano, por lo tanto no es comestible debido a los diferentes síntomas que producen, como los trastornos gástricos (vómito, diarrea, úlcera gástrica y dolores abdominales), somnolencia, fiebre, taquicardia y en algunos casos la muerte segura. Sin embargo, este hongo es inofensivo para las plantas. Su toxicidad es debida a determinados alcaloides denominados birnbauminas, los cuales son de un color amarillo-limón, confiriéndole el color característico a este basidiomiceto.

El reino fungi es muy interesante pues hay varios tipos de hongos, y algunos muy importantes para nuestra vida diaria, ya que se emplean para muchas áreas importantes como la medicina, la biotecnología, agricultura y algunos hasta son fuente de alimento. Esto sólo es una muy pequeña parte de todo lo que son, hay muchos subgrupos y muchas aplicaciones, pero espero haber captado su interés por el tema y los anime a investigar y aprender más de ellos.