Economía

Reino Unido quiere cero emisiones en su red de transporte

La oposición ha criticado algunos puntos del plan, pero lo cierto es que Reino Unido quiere cero emisiones en su red de transporte.

14 Jul, 2021
Reino Unido quiere cero emisiones en su red de transporte para el año 2050.

Es todo un reto, pero Reino Unido quiere cero emisiones para el año 2050.

Londres, 14 jul (EFE)

El plan es concreto: Reino Unido quiere cero emisiones en su red de transporte, tal como ha planteado el Gobierno el miércoles 14 de julio, mediante un plan pionero en el mundo que busca que aviones, trenes, coches y camiones alcancen un cero neto de emisiones de aquí a 2050.

El ministro británico de Transportes, Grant Shapps, declaró en el Parlamento que se abrirá un periodo de consulta entre las partes a fin de aprobar cuanto antes la estrategia gubernamental, publicada en vísperas de que el próximo noviembre el Reino Unido presida la cumbre del clima de la ONU COP26 en Escocia.

El Ejecutivo del primer ministro Boris Johnson plantea prohibir la venta de todos los vehículos nuevos contaminantes para 2040 y que el sector de la aviación alcance la neutralidad de carbono en 2050, lo que se podría adelantar diez años, si bien los críticos del plan remarcan que esto dependerá del rápido desarrollo de la tecnología con combustible ecológico. El Gobierno conservador también se compromete a que toda su flota de coches oficiales sea eléctrica para 2027, tres años antes de lo previsto.

En su declaración parlamentaria, Shapps dijo que «no se trata de impedir que la gente haga cosas, sino que hay que hacerlas de forma diferente. Todavía queremos viajar para ir de vacaciones, pero tenemos que hacerlo en aviones más eficientes, usando combustible sostenible. Aún conduciremos coches en carreteras mejoradas, pero con cero emisiones».

A preguntas de la oposición, el ministro, que reveló que se ofrecerá a los líderes que asistan a la COP26 viajar en aviones con combustible verde, admitió que el plan para que la aviación alcance el cero neto implicará reducir el tráfico aéreo. Insistió no obstante en que el sector de la aviación es solo responsable de un 1.2 % de las emisiones del transporte, mientras que los coches emiten un 70 %.

El portavoz laborista de Transporte, Jim McMahon, consideró que el Gobierno «ha desperdiciado la oportunidad» de presentar un plan ambicioso y creíble, al opinar que no ha aportado suficientes detalles sobre cómo conseguirá sus objetivos. El director de la Sociedad de Fabricantes y Comerciantes del Motor (SMMT, en inglés), Mike Hawes, dijo por su parte que «no se puede dejar solo en manos del sector del transporte» alcanzar las metas planteadas y señaló que es necesaria una inversión masiva, sobre todo en infraestructuras, por parte del Estado.