El Asunto

Por qué la gente se queja o la extraña vida de los fantasiosos.

Y tanta queja como para qué.

Quejas por aquí, quejas por allá. ¿Y para qué?

30 Dic, 2020
¿Es necesaria la queja? ¿Por qué nos quejamos?

¿Es necesaria la queja en nuestras vidas? No hablo de las genuinas y lógicas expresiones de dolor, pena o sentimiento que podemos tener: golpearse con el filo de un mueble, padecer una enfermedad o sufrir la pérdida de un ser querido. 

Separemos todas aquellas situaciones obvias en las que una queja es un recurso necesario para resolver algo, desde la prestación de un servicio a un tema de negocios o relaciones personales, o incluso las aficiones al fútbol, donde la queja es parte del mismo apasionamiento por tal o cual equipo.

Hablo de la queja mecánica hacia personas o situaciones cotidianas, hacia figuras públicas, funcionarios, eventos, clima, intangibles, imposibles…todo. Hablo de las quejas recurrentes.

Es posible que desde que te levantas cada mañana comiences con esa cantaleta y lo hagas todo el día sin darte cuenta: eso está mal, eso no está bien, odio esto, odio aquello, me choca que, me desagrada que

Asumiendo que no eres nadie especial y cuya opinión es totalmente prescindible…¿por qué la queja? No es un asunto ingenuo de mi parte, señalo la cristalización de un hábito inútil.

Queja por aquí, queja por allá. ¿Y para qué?

Tres razones para no quejarte

¿Afecta al mundo a nuestro alrededor? Posiblemente, y no de manera positiva. ¿Nos afecta a nosotros mismos? Totalmente: 

1. Si hablásemos de combustible, implicaría el gasto inútil del mismo sin hacer nada ni llegar a nada. Es como un auto con tanque lleno que, en lugar de usarlo para trasladarse, se mantiene estacionado…pero encendido y presionando el acelerador.

2. Tu atención fija en todo lo negativo que exista podrá hacerte realista (quizás), pero también miserable o antipático: eres tú y la constante fantasía de que tu visión u opinión harían de este un mundo mejor. No seas idiota.

3. ¿Es posible primero valorar lo positivo de cada situación? Averigüémoslo. Si la queja sirve para mejorar o solucionar, o incluso como recurso humorístico que nos hará reflexionar, excelente. Si no, deséchala.

Hay de quejas a quejas, pero considerando que haya salud y normalidad en términos generales, no sólo se trata de un pésimo hábito, sino de uno innecesario.

¿Se quejará alguien por esto que escribo? Yo diría que sí. ¿Pero realmente importa? Claro que no.

Comentarios